martes, septiembre 09, 2014

Por aniversario




Existe una pregunta que, por mucho tiempo, no he podido responder con claridad: qué es ‘Ahora qué hago?’… No he podido porque ni yo mismo supe muy bien qué es o a qué se dedica o cuál es su función o por qué, después de 7 años, persiste en la idea de mantenerse vivo, de no extinguirse como tantos otros ‘blogs’ de amigos, como tantos otros espacios extraordinarios que el tiempo y las ocupaciones alimenticias no hicieron más que apagar esa llama que los escritores lograron hacer brillar espléndidamente.

No sé si ahora tenga una idea más clara. Tal vez nunca la llegue a tener. Pero si he conseguido concretar una aproximación…

‘Ahora qué hago?’ es, más que nada, un espacio experimental. Así es: un borrador, un cuaderno viejo y maltratado por los años pero que conserva ahí momentos vividos, sueños de los que ya se ha hablado mucho y que siguen tan vigentes y tercos que puede que nunca muera o que muera en cuanto muera el portavoz del sueño.  

En ‘Ahora qué hago?’ quise no pegarme a un régimen, a una rutina o a un solo estilo. Aquí  he experimentado con todos los estilos literarios que me han sido posibles y que, no con poco esfuerzo, he aprendido en mi camino como escritor. Por eso no es de extrañar que un día alguno de ustedes se cruce con un poema, una crónica, un ensayo, una entrevista, un cuento o un microrelato.  Y es que considero que la literatura no debe regirse a una sola estructura (aunque no buscar una estructura es casi igual a estructurarse algo) pues las historias son eso: historias;  y los grandes escritores (aquellos que su obra y pensamiento trascendieron el tiempo y el espacio) no se dejaron convencer por lo establecido sino que rompieron barreras y fueron más allá que sus antecesores. Un escritor no debe conformarse con la narración que consigue en su texto más ambicioso sino que debe exigirse buscar algo que pase los limites, que explote en la cara y que al leerlo digamos que, efectivamente, aún queda mucho por conocer, explorar y leer.

Con este post quise abrir un paréntesis a modo de celebración por la semana de aniversario de aperturado el blog. 

Fue en setiembre del 2008 donde colgué mi primer relato. Lo hice con mucho entusiasmo,  incapaz de imaginar la extensión del mundo que tenia por conocer. En el camino conseguí buenos amigos y con ellos compartí experiencia y diálogos tan amplios, sinceros y conmovedores que contarlos no seria suficiente para revivir la atmósfera que ahí se creó.

No sé que más cosas me deparen el futuro, y es mejor así pues la conciencia de algo vuelve temerosos o muy confiados a los hombres y no hay nada más enriquecedor para el escritor que vivir soñando.

Tal vez hayan muchas (o pocas, por qué no) cosas que quieran saber de mí. Encantado puedo hacer otro paréntesis en el blog para contarlas. Si es así, déjenme sus preguntas en sus comentarios.  

Es un mes de cambios y de recuerdos. ‘Ahora qué hago’ merece un pequeño respiro y Alexander López, un servidor, dará la cara por mientras. 


Ese soy yo


Publicar un comentario