jueves, octubre 29, 2009

Premio a la honestidad

Editaba, presuroso, una gran entrevista que tuve la oportunidad de hacerle a Víctor (autor intelectual y único culpable de “Enamorándome de Marco”), y le había prometido publicarla en tres días. Lo siento, Víctor, en breve sale, lo prometo.

Iba en que editaba presuroso y entusiasmado una entrevista cuando me llegó un comentario de Clara desde “Vivir del aire y nada más”. Pasa por mi blog, decía, hay algo para ti. Y ese algo para mi era un premio, un reconocimiento, un acto de agradecimiento, y una de las mayores sorpresas que me han dado en mis pocos años de vida. Esto, sin embargo, no queda ahí: Dayan, desde su acogedora “Kasa de Papel”, me nombraba como uno de sus seleccionados para el mismo premio. Ah, carajo, me sobresalté, resulta que uno no basta sino dos. En fin. Gracias a ambas, son muy amables.

Por cierto, mencioné que el premio es a la honestidad… ja ja ja … opino lo mismo: si alguien merece menos ese reconocimiento soy yo.






He aquí las reglas:

1.- Hacer Promoción al Blog que me lo dio.


2.-Escribir 10 cosas honestas que me suceden.

3.-Mandar saludos a la Madre de alguien.

4.-Otorgarlo a 9 blogs.



La Kasa de Dayan

Hace poco tuve la oportunidad de entrevistar a Dayan. Fue una experiencia inolvidable no solo porque es un gran escritora y magnifica persona sino que, además, tiene un corazón enorme, una sonrisa maravillosa, y un no sé qué que me hace soñar, suspirar, revivir. Su Kasa de Papel se ha vuelto, en poco tiempo, un lugar necesario donde acudir cuando me sienta triste o feliz o enojado o sea cual fuera el sentimiento que me embargue en ese momento.

Dayan es una narradora talentosa y preocupada. Sus post tienen la cuota adecuada de reflexión y sentimiento. Comprende que la vida no le será otorgada porque se vea bonita con la ropa de moda, y que para conseguir lo que desea debe ir tras él, cogerlo de las orejas, traerlo hasta ella y disfrutarlo hasta el ultimo, porque la vida es así: hay que gozarla, señores.
Gracias Dayan.



Viviendo por ella.

Es una lectura obligatoria, es una caricia en medio de la oscuridad, un baño de lucidez, una criatura sobrenatural que algún ser superior nos regaló en un arranque de bondad, de piedad. Clara es eso y muchas otras cosas.

Llegó a mi vida una tarde de invierno. Pensaba en una historia lo suficientemente interesante para publicar. Cansado de hacerlo busqué por la red un blog que me diera una pequeña ayuda, que me inspire a seguir haciéndolo. Necesitaba reconocerme y me sentía perdido, solo. Entonces “Vivir del aire y nada más” se mostró ante mis ojos. Era una niña la que versaba hábilmente ese post. Su talento me hipnotizó, y Clara, cual ser mágico, me transportó a un mundo diferente, uno donde amar no está bien ni mal y donde soñar no es solo eso y donde puedo si quiero, pero si no quiero está bien, y donde podía ser yo y buscar ser alguien más. Me enseñó a vivir solamente del aire, teniendo en cuenta que la vida es una y que más allá… más allá… Oh, no recuerdo que hay más allá.

Y espero pronto tenerla por aquí, no como espectante sino protagonista.
Te espero, Clara querida.


HONESTIDAD:

1.- Si no sintiera esta curiosidad por escribir, si no fuera por este maldito dolor de cabeza, y, claro está, porque nací peruano, sería sicario, caficho o político, en el peor de los casos.

2.- Sueño con mayonesa. Me la unto en todo el cuerpo y le encuentro placer. Como es lógico, algo dentro de mi pijama amanece duro, hiperactivo, con vida propia.

3.- Me gusta tocar guitarra, bajo y batería.

4.- Me gustaría más si supiera hacerlo bien.

5.- Dayan es mi amor platónico mexicano.

6.- Tengo otro amor platónico, pero este es peruano.

7.- Amo a la niña que visita mi casa cada semana, que me abraza sin pedirme nada a cambio, que besa mis labios cerrando sus ojos y apretandome con fuerza las manos, que sabe que amarla es lo único que deseo hacer bien, y que, al final del día, se despide dándome un beso en la mejilla (nos vemos, Alex). Al fin y al cabo solo somos amigos, pienso.

8.- Quisiera ser periodista.

9.- Se me puede considerar un hombre anticuado: me gustan las mujeres.

10.- Soy amante del celuloide.


Saludos:

Saludos cordiales a la madre de mi madre, la que me enseñó que la paciencia y el amor son más importantes que la rebeldía adolescente. La que siempre estará ahí aún cuando no la pueda ver.



Yo le otorgo.

Soy un rebelde como la ley manda. Por ello, 9 es mucho. Si alguien merece un reconocimiento (muy por mí encima y no apuntando algunos porque ya fueron reconocidos) son ellos:

-Momentos de la vida

-En un rinconcito (por vuelo de hada)

-Historias Ninisticas.

-Cuentos de princesas.

-Un día es un día.

Publicar un comentario