lunes, diciembre 27, 2010

Por fin de año


Es costumbre en este espacio interrogativo narrar por año nuevo una entrada reflexiva, autocritica, medio cursilona y algo poco más o poco menos alentadora: el famoso 'si se puede', 'con esfuerzo el mundo entero', 'soy lo que yo quiera ser' y blah, blah y pamplinas y más de eso que ya me aburre mucho. Dicho esto, cabe mencionar que no es que este final de año se me haya ocurrido algo mejor que eso. Todo lo contrario, no se me ha ocurrido nada. Absolutamente nada. Salvo un par de cosas que no mencionaré por respeto a su honorable tiempo y que quedan mejor paradas, menos feas, en lo más hondo de mi barril de las peores ideas jamás vomitadas que se hayan leído en el globo. Ergo, recurriré a mi último recurso -menos malo, si me permiten el comentario-: haré un top cinco de las mejores -o menos aburridas, tediosas y desagradables- entradas que he escrito para este pequeño espacio -mismo que no tiene metas ni objetivos ni ideas ni nada que haga de un espacio juvenil, cultural o de pasatiempo digno de visitar, comentar y/o revisar de casualidad o por obligación-.

No son pocos los post que he abortado. A pesar de todo lo que yo esperaba después de publicarlos las circunstancias me demostraron que uno nunca termina de sorprenderse -para bien o para mal-. Un porcentaje importante de entradas a las que consideré mal hechas -y esto es ya decir mucho-, sin sentido, para rellenar una sección u otra, tuvieron una acogida y un respaldo inesperado, mismos que de solo recordarlo me ruboriza y me hace preguntar qué coño pasa con este mundo. Otro porcentaje poco desdeñable de entradas a las que dediqué todo mi potencial y de las que me ilusioné por consideralas que iban por un rumbo bastante más novelesco e importante que las demás, terminaron por ser sumergidas hasta la coronilla como un post digno de olvidar o de tomar como ejemplo para las clases de cosas que nunca debo escribir. Los otros -no recuerdo sus títulos ni pretendo hacerlo- son los que redacté sin mucho interés, pasando el tiempo o deshaciendo algún conflicto personal que no esperaba generar interés ni nada que se le parezca.

En fin. No pretendo robar mucho tiempo.

A continuación el top cinco.


Nota: La siguiente lista puede diferir con la sección llamada 'Sin querer queriendo'. No fue seleccionada por la cantidad de lectores que acudieron a su llamado, ni mucho menos por la calidad que pretendí darle. Solo es una lista de las que considero mejor digerible.




  • Puesto 5: "Crónica de un matrimonio anunciado"

  • Singular experiencia en casa de los tíos de Erika a la que aún no he podido -ni creo poder- recuperarme.

  • Puesto 4: "Digamos casada"

  • Luego de escuchar tantas veces la palabra matrimonio imaginé el paso de los años gracias a esa sabia, y necesaria, para conservar el honor y la honra familiar, decisión. Esto fue lo que vi.

  • Puesto 3: "Ira"

  • Viví ilusionado pensando en terminar los siete pecados capitales llevándolos a un contexto moderno, narrandolos de diferentes maneras para generar una lectura cómoda y entretenida. No conseguí ni lo uno ni lo otro. Una complicada situación me hizo retroceder en esta búsqueda. Resultado: abandone el blog varios meses. Este fue el mejor post que conseguí.

  • Puesto 2: "Mute"

  • Sin duda uno de mis cuentos mejor logrados. Fue el inicio de algo mejor.

  • Puesto 1: "Etéreo"

  • Primera entrada de una trilogía a la que dediqué mucho tiempo y esfuerzo en concretar. Quise desarrollar personajes memorables, con vida propia, atribulados e incomprensibles desde la visión de un anciano que vive enamorado de Doña Pacha, su guitarra.


Pepitas y más:


Otro de tantos que no funcionaron.


Desde mi punto de vista, la mejor del año.


Un abrazo para todos aquellos que siguen conmigo y, sin saber bien por qué, nunca me han dejado.
Publicar un comentario